MI HISTORIA

LOS INICIOS
Nací en Toscana, en las colinas del Chianti, provincia de Florencia. Desde niña, mi sueño ha sido convertirme en luthier. En la escuela primaria, cuando me preguntaban qué quería ser de grande, respondía “luthier” y la mayoría de las veces mi interlocutor no sabía a qué me refería.

COMO MÚSICO
Estudié violonchelo y música de cámara durante varios años, y aún hoy sigo cultivando esta pasión. Tocar un instrumento de arco es extremadamente importante para comprender plenamente las necesidades de los músicos y encontrar junto a ellos el timbre con el que puedan expresarse en su totalidad y singularidad.

MI FORMACION
Me inscribí a la Escuela Internacional de Luthería en Cremona después de completar mis estudios en el Liceo Científico Rodolico de Florencia. En la escuela me guiaron los maestros Riccarda Dacquati, Luca Baratto, Alessandro Commendulli y Massimo Negroni. Además, me especialicé fuera de la escuela con el seguimiento de los Maestros Davide Sora, Luca Salvadori y Paolo Sorgentone y realicé pasantías en el extranjero con Frédéric Becker en Montpellier (pasantía de
puesta a punto) y Roberto Masini en Niza (pasantía de construcción).

AMORIM FINE VIOLINS
Inmediatamente después de haber obtenido mi diploma de luthier fui contratada por el taller Amorim Fine Violins. Allí tengo la oportunidad de continuar mejorando la técnica de construcción y entrar en contacto diario con músicos de fama mundial.

PREMIOS
En 2021 obtuve el tercer premio en la sección de “profesionales violín moderno” en el concurso ANLAI celebrado en Pisogne (Brescia).

MI IDEA

TRADICIÓN CREMONESA
Para la construcción me inspiro en los grandes maestros del pasado, en particular en Stradivari y
Amati. Durante la fabricación de mis instrumentos, además de seguir su estilo, respeto su método constructivo. En mi trabajo la tradición cremonesa se reconoce en muchos aspectos, entre ellos la elección de la madera, el tipo de barniz, el uso de la forma interna y el timbre del sonido.

 

TOTALMENTE HECHO A MANO
Mis instrumentos están hechos completamente por mí y sin la ayuda de ninguna máquina. El
seguimiento personal de cada etapa de la construcción garantiza un control total del desarrollo del instrumento y, por lo tanto, una alta calidad. La ausencia de máquinas permite entrar en contacto íntimo con el material con el que se trabaja para dar forma a la madera según la única voluntad de la mano. De esta manera puede emerger en su totalidad la personalidad del artesano, revelándose en cada pequeño detalle.

Violin soundbox by Emma Draghi Poggi

BÚSQUEDA DE SONIDO
Creo que la búsqueda del sonido es un crecimiento sin fin. Mi objetivo es crear un instrumento que pueda satisfacer plenamente todas las necesidades de un solista. Como músico entiendo cuántas y diferentes características debe tener un buen instrumento, y mi intención es recopilar y dar voz a todas ellas. Un timbre bello y buena potencia son cualidades definitivamente esenciales junto con la proyección, el equilibrio entre las cuerdas, la comodidad del músico y muchas otras.

BARNIZ
Uso barniz que no compro sino que produzco yo misma. El barniz en muchos de sus aspectos
influye en el sonido del instrumento, por eso pongo mucho cuidado en la selección de las sustancias que utilizo. Incluso durante la preparación de la madera, opto por aplicar tratamientos que realcen las características acústicas del instrumento, evitando aquellos que puedan bloquear el sonido. El barniz tiene también una indudable importancia estética, debe resaltar la madera en sus características más bellas.

ATELIER - DETALLES

INSTRUMENTOS PREMIADOS

COMPETICIÓN ANLAI 2021
3er premio violín
sección profesionales

 

 

Haga clic en las fotos para ver más detalles

ARTÍCULOS y ENTREVISTAS

CONTACTOS

Cremona – Italy

+39 342 1496389